Navantia moviliza a un centenar de técnicos en la I+D del Astillero 4.0.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Navantia tiene claro el futuro que persigue para acometer una auténtica revolución tanto en cuanto a la forma de construir los buques como a las instalaciones en las que hacerlo. Para inventar ese futuro, tiene en marcha dos unidades mixtas de investigación, la del Astillero del futuro —con la Universidade da Coruña— y la Nautilus, con el centro tecnológico Aimen. En conjunto, son 20 líneas, que están movilizando alrededor de 110 investigadores, una veintena contratados específicamente para estas laborales, y el resto personal perteneciente a Navantia, la Universidad y Aimen, según explicó Rafael Suárez, responsable de este tipo de unidades en la empresa pública.

Desde este miércoles y hasta el jueves al mediodía, los resultados que se van consiguiendo en las unidades mixtas se presentan en las instalaciones de Exponav, en donde se ha incidido en la necesidad de aplicar un mayor grado de robotización y nuevas tecnologías a la construcción. Aunque las temáticas son diversas, Rafael Suárez sostiene que el gemelo digital es una de las más importantes en este ámbito de trabajo, que además funciona como complementaria a otras actuaciones que está llevando a cabo Navantia.En la primera de las jornadas participó el conselleiro de Economía, Francisco Conde, quien incidió en la importancia del trabajo desarrollado en las unidades mixtas —con las que colabora financieramente su departamento— para incrementar la competitividad de Navantia y que esto se traduzca no solo en carga de trabajo directa para el astillero, sino también para la industria auxiliar.

Además, manifestó que los proyectos de las unidades mixtas de investigación movilizarán siete millones de euros hasta el 2021. También comprometió que continuaría apoyando las específicas para el sector naval durante el próximo año.Minutos antes de su intervención, el conselleiro de Economía también reclamó al Gobierno central que dote ya de carga de trabajo al astillero ferrolano para evitar la caída en la ocupación durante este ejercicio y el próximo.Según Aimen, las dos principales áreas de investigación que aborda Nautilus se centran principalmente en la mejora de procesos y productos, abarcando desde el desarrollo de sistemas robotizados para las primeras fases de fabricación de los buques, hasta el diseño e incorporación de soluciones basadas en materiales avanzados con mayores prestaciones para aplicaciones en blindaje. En ellas, se incluyen seis líneas de trabajo como son la robotización de operaciones de soldadura y el desarrollo de entornos colaborativos hombre-máquina; la aplicación de la tecnología láser-híbrido para la soldadura de paneles; el conformado automático de chapa mediante líneas de calor; el diseño de nuevos sistemas acero-composite para la reparación y construcción naval; la creación de nuevas soluciones para blindaje; y novedosos sistemas avanzados contra la corrosión.

Mientras, en la unidad del Astillero del futuro se abordan, entre otros, el modelado y simulación de procesos en el astillero y en la eólica marina, la realidad aumentada o el uso de adhesivos en la construcción naval.Segunda ediciónSi bien esta segunda unidad ya lleva tres años de trabajos, en la Nautilus arrancaron el pasado ejercicio, en muchos de los cuales ya se han hecho pruebas para poder ser aplicados al programa de las F-110, en donde se materializarán las investigaciones.El centro de excelencia naval contará con unos 20 técnicosTodavía no hay emplazamiento definido, pero el Centro de Excelencia del Sector Naval se instalará sin lugar a dudas en Ferrol. Lo pondrá en marcha Siemens, y tendrá por objetivo acompañar a Navantia en el uso de la herramienta de software que le va a proporcionar «con nuevas soluciones» en el desarrollo de sus productos. Así lo confirmó ayer el director de Tecnología y Transformación Digital de Navantia, Donato Martínez, quien explicó que ese centro contará con entre 15 y 20 profesionales de Siemens.

Sin embargo, no solo prestará servicios a la empresa pública, sino a todas aquellas empresas del sector interesadas. En este sentido, recordó que la empresa de ingeniería andaluza Ghenova —que también cuenta con una delegación en Ferrol— trabaja estrechamente con Siemens para astilleros alemanes.«Tener un centro de excelencia de Siemens que ayude a todo ese ecosistema y a tener cada vez herramientas más eficientes para que se requiera menos esfuerzo para hacer un barco es una ayuda general», explica Donato Martínez.Este centro, no obstante, es una prestación adicional que ofertó Siemens en la licitación para el suministro de tecnología a Navantia para el desarrollo del gemelo digital, y que queda fuera del contrato suscrito con la empresa pública. «Es un valor añadido y una apuesta de Siemens por España y por el sector naval en el liderazgo de soluciones de software para el diseño de barcos», añadió.

El control de NavantiaAdemás, explicó que se ha generado cierta confusión con este centro de excelencia sobre el control del gemelo digital de los barcos de Navantia. Se trata de una réplica del barco en tierra, que permite disponer de todo tipo de información no solo para la fase de construcción del barco, sino también para la de mantenimiento. La empresa que preside Susana de Sarriá contará con la mencionada herramienta de Siemens para el desarrollo del gemelo digital, pero será Navantia quien lo lleve a cabo.De hecho, ya tiene algunos trabajos avanzados en el Centro de Innovación y Servicios de A Cabana, algunos de los cuales prevé presentar a principios del próximo año.

Como el resto de innovaciones tecnológicas asociadas a la transformación de Navantia, el gemelo digital se aplicará en su totalidad en el programa de construcción de las futuras cinco fragatas F-110 para la Armada española, que se harán en Ferrol.